Inicio » 2016 » Febrero » 5 » Ahorrando en la factura de la luz
08.17.58
Ahorrando en la factura de la luz

Cansados de ver como cada día pagamos la energía mas cara, pero curiosamente, la sociedad dónde vivimos nos “obliga” a consumir mas, especialmente energía eléctrica.

Hace no demasiados años teníamos unos portalámparas con una cuerdecita a los cuales les poníamos una bombilla de incandescencia y prácticamente ese era nuestro único aparato eléctrico.

Después se fue haciendo espacio un maravilloso electrodoméstico… la nevera…

También apareció la plancha que gasta y gastaba muchísimo.

Mas tarde la lavadora de turbina… que fue sustituida por la lavadora automática (la cual consume mucho más).

Por esas fechas ya muchos teníamos unas maravillosas radios de lámparas, los mas ricos, empezaron a comprar televisores y radios de transistores.

Después llegaron los televisores en color.

Más tarde apareció la vitrocerámica.

La calefacción por acumuladores de calor y los aires acondicionados…

Me dejo muchos cacharritos en el camino, lo sé, pero los mencionados sirvan de ejemplo para mencionaros ahora y recordar a nuestros abuelos la factura de la luz que pagaban ellos y que la comparen con la nuestra.

Resulta que esas bombillas de toda la vida, parece ser, son las responsables de que nos arruinemos y las tengamos que sustituir por una bombilla de bajo consumo…

Además las bombillas de bajo consumo son ecológicas (tienen mercurio que lo han prohibido en los termómetros, pero nos mienten como bellacos diciendo que son ecológicas por su bajo consumo y su larga duración).

Las bombillas de bajo consumo (me refiero a esas que tienen un fluorescente retorcido en su interior) consumen unas 10 veces menos que una bombilla normal (sin olvidar el mercurio) eso es cierto, consumen menos, pero…

Si las encendemos y nos olvidamos que las tenemos encendidas consumen menos, pero cada vez que las apagamos y encendemos pegan un buen sorbo a los electrones que pasan por nuestro contador, además, cada vez que las encendemos o apagamos acortamos bastante su vida útil.

Entonces si las ponemos en un pasillo o un cuarto de baño, además de ser bombillas mas caras de compra que duran menos que las de incandescencia de toda la vida (pero no dicen lo contrario, las horas que nos prometen que duran es en el caso de encenderlas y no apagarlas nunca) el ahora que nos generen en electricidad (que con lo que consume una bombilla es prácticamente ridículo) lo pagamos sobradamente con el sobre precio de la bombilla de bajo consumo.

Pensad una cosa, una simple pancha consume unos 1000 vatios (lo que 10 bombillas de 100 vatios), cierto que una bombilla de unos 17 vatios de bajo consumo nos alumbra lo mismo (en lúmenes) que una 100 vatios, aunque hay que decir que tampoco es el mismo tipo de luz.

Ahora algún lector pensara que estoy anticuado, que ya las bombillas de bajo consumo (las del fluorescente retorcido, las que papa estado nos regalo) ya están siendo sustituidas por las de tecnología led…

Ciertamente, un led consume poquísima electricidad y dura una eternidad (como piloto indicador en un aparato electrónico) pero, por lo menos las probadas por mi, opino que dan poquísimos lúmenes (poca luminosidad) y al poco tiempo empiezan a fundirse los leds… además ahora están de moda los semáforos de tecnología led en muchas ciudades y pueblos de España ¿Quién no ha visto multitud de semáforos con toda una serie de leds fundidos?

Hoy  basare mi artículo en dos artículos del periódico económico Expansión:

“Diez trucos para ahorrar en el recibo de la luz”

“Trucos imprescindibles para ahorrar ante la nueva subida de la luz y el gas”

Empezaremos por comentar los 10 trucos, uno a uno…

1-Lo primero que debemos hacer es calcular la potencia que tenemos en muestra casa.

Según nos cuentan no es difícil (sabiendo de electricidad, yo sé y la tengo mal calculada), pero para realizarlo correctamente hemos de calcular la cantidad de aparatos que pondremos como máximo a la vez en casa y calcular su consumo, a raíz de los números que nos salgan, habremos de comprobar la potencia que tenemos contratada y si es superior contratar menos con nuestra compañía eléctrica u otra que nos interese mas su precio, aunque estas variaciones también tendrán un coste que repercutirá en el sufrido cliente… si de cuando en cuando nos “salta” la luz cuando encendemos muchas cosas, significa que tenemos contratada menos potencia de la que necesitamos, por lo cual, deberemos contratar mas y “pagar” mas… que raro…

2-Utiliza los comparadores online.

Esto lo desconocía podéis entrar “Tarifas de luz” y cotillear, personalmente acabo de hacerlo y sin profundizar, tampoco lo he visto muy interesante, pero igual profundizando podemos sacarle algo de jugo.

3 -Tarifa de bono social.

Solo sirve para pensionistas, familias numerosas y desempleados.

4 – Utiliza bombillas de bajo consumo.

Puñetera publicidad engañosa, solo aptas para lugares donde estén encendidas muchas horas, también tenemos la opción de colocar un fluorescente que le podemos cambiar el cebador, es mas barato y nos da mas luz con un tipo de luz similar (también tiene mercurio).

5 – Interruptor con monedas.

Juas, además del gasto de aparatico, su consumo interno, añadamos el gasto y el desgaste del apagado y del encendido por no hablar de la incomodidad.

6 – Apagar los dispositivos electrónicos, no dejarlos en “stand by”

Con eso estoy completamente de acuerdo, pero con apagarlos del botón no basta, normalmente el botón corta el secundario del transformador que alimenta el aparato, no el primario, por lo cual el primario del transformador sigue consumiendo las 24 horas del día, los 365 días del año, multiplicado por la cantidad de aparatos eléctricos que poseamos….

Por lo cual es muy recomendable comprar regleteros con interruptor y cuando terminemos de utilizar los aparatos cerrar el interruptor del regletero.

7 – Poner la lavadora con el agua fría y totalmente llena.

En este tema ¿Quién convence a mi mujer que la lavadora no se pone hasta que este llena?

8 – Usar el microondas en lugar del horno.

Tampoco hay que olvidar que el microondas consume menos que el horno, pero también consume bastante, la diferencia es que suele ser mucho mas rápido, aunque todo depende lo que tengamos que cocinar.

9 – Con la calefacción y el aire acondicionado.

Se han de cerrar bien puertas y ventanas, además hemos de regular bien el termostato, ajustarlo a una temperatura que estemos cómodos pero sin abusar del frio o el calor.

10 – En la cocina aleja el horno del frigorífico.

Dejar enfriar los alimentos antes de introducirlos en la nevera es una cola lógica, lo de separar el frigorífico del horno… falta que la distribución de la cocina lo permita.

 

 

 

Categoría: Economia | Vistas: 286 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
avatar