Inicio » 2017 » Agosto » 29 » Pensamientos difusos
08.05.37
Pensamientos difusos

Hoy me apetece contaros ideas sueltas, pequeños temas inconexos, mientras tomo mi café, como si realmente hablara con un amigo mudo.

Vayamos a ello…

Muchos de vosotros sabéis que soy inversor bursátil, (inversor, no especulador), que junto con la mujer tenemos una radio en internet (no ganamos un duro, pero bueno también lo pasamos bien con ella), también trabajo, también escribo estos articulitos (otra afición que genera trabajo, aporta, desarrollar la mente, pero no da rendimientos económicos), pinto cuadros (en  muchos artículos que os he publicado los utilizo de ilustración), actualmente  ando intentando aprender a sacar fotografías con cámara réflex.

Os cuento todo este rollo, un poco, para que comprendáis quien es el “loco” que os escribe día tras día, e intentar explicaros las cosas que a continuación os contare, que realmente en estos momentos no tengo la menor idea cuales serán, ya irán apareciendo mientras aporreo mi teclado, con las letras medio borradas desde mi sofá, saboreando mi café (que realmente no es café, es una mezcla de café y mate, hecho en una cafetera exprés y tomado en un vaso de barro, de esos en los que nos venden las cuajadas en los supermercados).

Al explicaros a que me dedico, muchos pensareis que realizo demasiadas actividades diversas, otros quizás no… depende de quién opine, realmente realizo mas actividades y tengo aun muchísimas más en el tintero, pero quien sabe, igual algún día consigo aprender lo que aun no he sido capaz de aprender…

En mi juventud, intente aprender a tocar la guitarra española (salía sangre de mis dedos, pero música de la guitarra jamás) es un tema que tengo apartado.

Hace menos tiempo, intente aprender a tocar el órgano electrónico (pensé, será más fácil que la guitarra…) de hecho me compre dos órganos, un Casio y tiempo después un Yamaha, si no recuerdo mal, pero llenos de polvo andan los dos… está visto que tocar música no es lo mío, me tendré que conformar con pinchar un mp3 en mi radio… como soy el jefe, no me pueden despedir je, je, je.

La economía del país y del mundo esta que tiembla, estamos en un círculo, en el cual cada día hay menos trabajo, menos consumo, mas paro y empezamos por el principio, aunque ahora parece que comienzan a verse los brotes verdes que decía en sus tiempos Felipe Gonzalez, de momento las ventas de coches se han disparado, comienza a subir el precio de la vivienda, tímidamente se comienzan a ver grúas en algunas ciudades, pero aún falta mucho para que la economía arranque.

Ciertamente, no envidio el papelón que tienen actualmente los gobernantes, pero para eso están y deberían sangrar sus mentes (como mis dedos sangraban tocando la guitarra) intentando generar empleo, generar confianza internacional, subir las tasas arancelarias para generar ingresos y fomentar la producción propia, hay cosas que se pueden hacer, háganlas señores políticos.

También muy a lo lejos se ven los nubarrones de futuras subidas de interés, lo que provocaría que el estado tendría que emitir mas deuda, para pagar los intereses de la abultada deuda que tenemos en bonos, por lo cual es interesante intentar amortizar toda la deuda que sea posible antes que cambien de tercios los tipos de interés de los bonos.

Como vivo en una planta baja (vieja, que conste), un amigo me aconsejo comprar gallinas para tener huevos propios, la verdad, os lo aconsejo a los que tengáis ocasión y lugar para tenerlas, vaya diferencia de huevos y las gallinas dan poco trabajo.

Como soy muy vago, se me ocurrió comprar una cabra para que me diera leche y se comiera la hierba que nace… la joía la cabra se me comió los árboles frutales, se me zampo una palmera que me había nacido de un hueso de dátil, los rosales no les dejó una triste hoja… eso unido al trabajo que me cuesta ordeñarla sin saber ordeñarla... al final la cabra se la regale a un vecino…

También, en fase de experimentación, tuve conejos para que me críen y tener carne propia, al final, deje de criarlos, eso de matarlos, pelarlos y trocearlos, no era para mí.

Sigamos con mis aficiones, hace como cuatro o cinco años, difícilmente era capaz de dibujar algo que se pareciera a lo que yo quería (en mis tiempos estudie delineación) con regla y compas, empecé mis pinitos a dibujar, pero ni así… je je je.

Pero como la paciencia y adquirir mucha practica, es la madre de toda ciencia (menos la música para mi) realmente, mis cuadritos actuales me gustan, independientemente del material que utilice para pintar.

Como sabéis, cocinando me defiendo, pero cuando empecé a cocinar, por necesidad, armado con un libro de recetas y sin saber la diferencia entre una olla y una sartén, me tire al ruedo…

Ahora me vienen a la mente dos recetas que me salieron de fábula…

Una bechamel, (mi primera bechamel) que en lugar de blanca salió marrón oscura, casi negra….abono de macetas termino siendo…

También recuerdo vagamente que en otra ocasión hice arroz o pasta, pero en la receta no decía que le tenía que poner agua… entonces ¿para que ponérsela?

No recuerdo que ocurrió con la receta sin agua, lo que es seguro que no quedo comestible…

Feliz día.

Categoría: Psicologia | Vistas: 14 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
avatar